29.4.09

Accidente en Galayos [15-02-2009]

Ser testigo de un accidente en montaña no es una experiencia que desee nadie. Son momentos que exigen de nuestra capacidad y para los que no estamos preparados. Rara vez se ha reflexionado sobre esto antes y luego suele ser ya tarde.

No se trata de buscar culpables o evaluar las capacidades del compañero herido –eso suele ser muy mezquino- sino de poner las nuestras en la palestra: ¿Sabemos qué hacer?

Como triste final a una extraordinaria jornada, el pasado quince de febrero nos tocó asistir como espectadores activos. Hubo suerte porque había compañeros en la montaña que actuaron con habilidad, prontitud y mucho sentido común. Luego el mito de las comunicaciones con el teléfono móvil fue eso, un mito. Con mi operador (Orange) fue imposible contactar con el 112, Juan (Vodafone) tuvo más suerte.
[Ver: La Mira, 2343 m. y Los Galayos. Sierra de Gredos.]

Los equipos del GREIM no tardaron. El rescate rápido y profesional. El montañero pronto llegó al hospital. Esto es algo que no pasa en la mayoría de los macizos del mundo.




Los accidentes en este medio no son infrecuentes. ¿Estamos preparados? Sinceramente, yo no.

16.4.09

La Mira, 2343 m. y Los Galayos. Sierra de Gredos [15-02-2009]

Ascender a La Mira tomando el camino de la garganta del río Pelayo significa encontrarse con uno de los espectáculos más asombrosos de la Sierra de Gredos. Es descubrir un paisaje único de dura belleza, compuesto por esbeltas agujas graníticas que dan en llamar Los Galayos.

Hacer la ruta en invierno es, además, darle valor añadido. La nieve y el hielo magnifica el entorno de forma indescriptible. Es alta montaña. Para disfrutarla es necesario llevar crampones y piolet, y naturalmente saber usarlos.

Comenzamos a las 7:30 h. en el aparcamiento de la plataforma de Nogal del Barranco (1.100 m). Nombre debido, al parecer, a la existencia en las proximidades de un nogal centenario. Seguimos un camino empedrado y bien construido que nos llevará suavemente hasta la fuente El Amanecer (49 minutos). El camino va salvando el desnivel poco a poco. La traza se dibuja a la izquierda del río. Nos encontramos con otra fuente, la de Macario (28 minutos), señalizada convenientemente al igual que la senda que es la conocida como El Carril de los Galayos y que está balizada con las indicaciones PR-AV 43.

Llegamos al inicio de la Apretura (46 minutos). Para quien busque una ascensión menos dura en este punto existe la posibilidad de cruzar al otro lado del río y continuar el sendero. Nosotros optamos por seguir junto a las graníticas paredes de los Galayos, haciendo uso del piolet en más de una ocasión, mordiendo con nuestros crampones el hielo.
El amanecer iluminaba el Torreón destacándolo del resto de las alturas del galayar. Esta esbelta aguja es el emblema de la Federación Española de Montaña. Escalado por primera vez por los míticos Teógenes Díaz y Ricardo Rubio el 19 de mayo de 1933. César Pérez de Tudela nos cuenta en su “Crónica Alpina de España. Siglo XX” que la primera invernal pertenece a Ramón Somoza y Antonio Moreno que coronaron su cumbre en 1947.
Hasta el Refugio Victory hay unos 869 metros de desnivel y 6,51 km. Tardamos en llegar hasta este punto unas tres horas y media desde la plataforma. Este edificio fue Construido por la Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara a finales de los años cuarenta. Está guardado casi todo el año.

Juan y yo descansamos veinte minutos. Una efímera eternidad. Es un sueño.
Continuamos subiendo una gran pala. Dejamos a la derecha el Gran Galayo y el collado conocido como La Puerta Falsa. Atravesamos un estrecho… estrechísimo collado, yo diría que es un hueco entre piedras. Este agujero da paso a Los Pelaos. Deberíamos haber visto las ruinas del refugio de la Sociedad Arenas-Gredos pero la nieve las tapaba por completo.

Encontramos suaves pendientes hasta un antiguo y no muy alto torreón que sirvió como telégrafo óptico y que ahora guarda el vértice geodésico. Es la concurrida cima de la Mira (2343 m) desde donde se contempla entre cordales el fantástico Circo de Gredos con el Almanzor reinando. Cinco horas y cuarenta y cinco minutos desde el inicio de la ruta. En la cumbre nos quedamos a disfrutar una media hora. El regreso lo realizamos siguiendo nuestra huella hasta el refugio. Allí una reflexión: la avanzada hora iniciaba el deshielo y de las alturas del galayar se despeñaban rocas del tamaño de un televisor (de los de antes). Además la nieve convertida en sopa podía provocar un accidente en las pendientes de la Apretura. Optamos por descender por la senda normal, por el tramo conocido como “las zetas”.
Lo que parecía una decisión coherente y acertada no lo resultó tanto. Palas de nieve de moderada inclinación tapaban completamente la senda. Muchas de estas pendientes terminaban en cortados. Aún con experiencia había que poner cuidado.

Sobre las cuatro y cuarto unos gritos nos llaman la atención. Estamos en el inicio de la Apretura. Ya habíamos cruzado el río. Alguien pide ayuda, un compañero suyo se ha despeñado. Montañeros aparecen de todas partes. Cojo mi teléfono y marco el 112. Mudo. Se supone que debería poder comunicar. Juan Antonio coge el suyo y marca. Es de otra operadora. Consigue contactar con los servicios de emergencias.
El chico está tendido en el suelo. Montañero con equipo y experiencia. Está consciente. Ha resbalado en un punto por el que nosotros habíamos pasado poco antes. Trece metros de deslizamiento hasta un cortado de unos siete u ocho de caída.

Es impresionante ver a los chicos del GREIM. Son profesionales y eficaces. De fama y cariño agradecido merecido, sin duda.
[Ver: Accidente en Galayos]

Generalmente los tiempos que dan las guías son para actividad estival. Hay que tenerlo en cuenta. Nosotros empleamos, sin contar las paradas, unas ocho horas y cuarenta minutos, completando 1236 metros de desnivel según el GPS y recorriendo algo más de siete kilómetros.




Hay muchas guías, dos son: Carlos Frías. "Gredos, Guía de ascensiones y excursiones", El Senderista. Madrid, 2004. Y la de Raúl Lora del Cerro. "50 Ascensiones clásicas. Guía de la alta montaña ibérica". Desnivel. Madrid 2005.

En cuanto a la cartografía: Hoja 577 del IGN, aunque el mapa accesible sea una vieja edición. También, "Parque Regional de la Sierra de Gredos", escala 1:25.000 de la editorial Adrados.