30.9.08

PLACAS DEL HALCÓN, CUENCA ALTA DEL MANZANARES (LA PEDRIZA) [27-09-2008]

-"Magnífico agujero". V, 100 m. Vía abierta y equipada por Luís Alberto Castro y Tino en 1996. Va paralela al callejón de destrepe.

-"Vallecas", V-, 80 m. Una vía de las clásicas de la Placa Sánchez y de toda La Pedriza. Excelente mañana de sábado. El objetivo principal era la "Vallecas" pero decidimos subir a pié de vía por "Magnífico agujero", con un buen segundo largo con una salida de la reunión un poco exigente, al menos para mí. Una vez en la Placa Sánchez abordamos la vía con Juan de primero. Resultó ser tan disfrutona como rezan las crónicas. La fisura, en sus últimos metros me hizo sudar. Para los rápeles ensayamos atar dos cuerdas de distinto diámetro (pero con mucha diferencia entre las dos) bloqueando por arriba y abajo. Así descendimos los cuarenta metros del primer largo de la "Vallecas", y el primer largo de la "Termostato". Entre medias, el segundo largo de la "Yosemite" se nos quedó muy justo con sus treinta metros.La guía, la de Tino Núñez: PEDRIZA. ESCALADAS FÁCILES. Editorial Desnivel, 2004. Mapa, recomendable siempre en La Pedriza. Como ya he mencionado otras veces, yo uso el de la Tienda Verde, LA PEDRIZA DEL MANZANARES, escala 1:15.000

29.9.08

DEL CONVENTO AL COLLADO DE CANCHO GORDO (LA CABRERA) [13-09-2008]

Si hay un macizo sorprendente en la mal llamada Sierra Madrileña es el imponente cresterío de La Cabrera. En si misma es una sierra que se nos muestra como las últimas estribaciones de Cuerda Larga.

Juan Antonio seleccionó esta ruta por ser corta, porque ya la conocía y naturálmente, porque en ella se encuentran con facilidad formaciones rocosas en las que buscar vía suficientemente segura para que las niñas practiquen la que empieza a ser una afición.La excursión parte del convento franciscano de San Antonio, donde aparcamos el coche. Allí encontramos la fuente cerrada y según nos comentó uno de los célibes un rayo estropeó entre otras cosas el timbre de llamada. Así que le tocaba estar pendiente de quien quisiese pasar al interior. El convento es visitable pero es imprescindible concer antes los horarios.
De la última curva cerrada parte el sendero que seguiremos en todo momento. Es un pequeño tramo del GR-10 que une el Océano Atlántico con el Mar Mediterráne0. Cruzaremos un arroyo y nos adentraremos en un paisaje que nos recordará a la vecina Pedriza. Las jaras pringosas franquearán nuestro paso en todo momento. Para llegar hasta el Collado de Cancho Gordo no se deberían emplear más de quince minutos según la guía, pero nosotros nos lo tomamos con calma. El ritmo lo impusieron las niñas. Así que esos escasos minutos se convirtieron en una hora y cuarto. Pero estaba previsto.
Reponemos fuerzas y al regreso, junto a la gran placa tumbada, en la plancha de granito y tras buscar un poco, encontramos el conjunto de piedras que nos permitirían montar el "tinglado" para que las peques abriesen su primera vía, "La de las tres niñas" de grado por determinar.La ruta está descrita en EXCURSIONES PARA NIÑOS POR LA SIERRA DE MADRID, de Javier Zarzuela Aragón y publicado por Ediciones La Librería en 2003. El mapa que yo empleo es el de la Tienda Verde, SIERRA NORTE escala 1:50.000 aunque en la página del Instituto Geografico Nacional uno se puede bajar el mapa correspondiente a la zona. Es muy recomendable la descripción que hace Juan Antonio de este magnífico día.

19.9.08

DUCHA DE LOS ALEMANES, VALLE DE LA FUENFRÍA (CERCEDILLA) [9-09-2008]

Cuando no se sabe si se podrá salir el fin de semana y se abre una ventana, muchas veces se toma la decisión a toda prisa y… se acierta. Eso es lo que nos pasó. La verdad es que no recuerdo qué es lo que nos tenía atados a la ciudad. Ya no tiene importancia. La cuestión es que después de una llamada telefónica y diez segundos para pensar decidimos acercarnos hasta la "Ducha de los Alemanes”, un pequeño salto de agua de unos dos metros bien anclado en la historia y que es como una pequeña joya engarzada en el arroyo de Navazuela. Para mi hija pequeña, un lugar mágico.
Es una pequeña excursión ideal para ir con niños, sin desnivel y entre árboles, cuya principal dificultad es encontrar el día propicio. Porque estamos hablando de una zona muy popular : El Valle de la Fuenfría. Nosotros tuvimos suerte. Una fiesta local y madrugar un poquito nos permitió encontrar la tranquilidad en estos parajes durante el camino de ida. El regreso fue ya distinto.

Comenzamos en los aparcamientos que están al lado de Casa Cirilo, y con paso tranquilo emprendimos la marcha hacia las praderas de Majavilán donde tenemos que franquear las puertas que impiden el paso de los vehículos a la Calzada Romana. Esta obra antigua es una parte de la Vía XXIV, llamada también entonces Vía Antonina, que unía Titulcia con Toledo.
Pronto llegamos al Puente de Descalzo, Hasta aquí apenas dieciocho minutos de suave paseo. Pero ahora el viejo firme se revela difícil. Hay que tener cuidado porque es fácil tropezar.
En una hora desde el aparcamiento llegamos a la altura del abandonado Chalet del Club Peñalara, a la izquierda de la Pradera de los Corralitos donde encontramos un enorme mapa en madera que nos indica nuestra situación. Luego, a la derecha, en una umbría hay una placa en el suelo que nos habla de la labor de los hermanos Ceballos en la conservación de estos lugares.

Es el momento de tomar el camino que sale a nuestra derecha. Es la que se llama “Carretera de la República”, camino que se intentó terminar a toda prisa durante la Guerra Civil para propiciar el paso de tropas por el puerto y el abastecimiento de las compañías asentadas en la sierra.
No hay pérdida. Seguimos con paso tranquilo y pronto encontramos un gran cartelón azul que con letras blancas anuncia que si seguimos en el sentido de la flecha, en cuatrocientos metros llegaremos a nuestro destino. Abandonamos pues la carretera por la izquierda y seguimos la senda que va paralela al Arroyo de Navazuela. La veremos señalada con puntos morados. Es la que se conoce como Senda Víctory, en honor de Antonio Víctory, peñalaro de verdad y guarramista. La trocha ha sido recientemente señalizada.
¡Ya hemos llegado! A nuestro paso, hemos tardado una hora y veinte minutos. Se nos muestra un salto de agua de no mucha altura y que de verdad podría servir de ducha. De hecho, el nombre le viene porque al parecer sirvió para este fin. Antes, los lugareños lo llamaban el “Chorro del Árbol Viejo” por un enorme tejo que hay junto a él. Luego, los amigos de D. Antonio, de origen alemán, que le acompañaban en sus andanzas por nuestro Guadarrama, aprovechaban el sitio para darse un buen lavado antes de adentrarse de nuevo en la civilización y no mancillar el olfato de sus congéneres. Los que veían que esto se producía con alguna frecuencia optaron por rebautizar el lugar y desde entonces lo conocemos por “La ducha de los alemanes”.
El regreso lo hicimos por el mismo sitio con tiempo suficiente para llegar a casa a comer, no sin antes dedicar unos minutos a disfrutar del lugar, descalzarnos y chapotear en el agua.
Es bueno llevar mapa aunque el camino y el lugar está señalizado. Yo siempre uso el de La Tienda Verde, SIERRA DE GUADARRAMA, escala 1:50.000. No perderos lo que la Wikipedia dice del lugar. Y para una descripción espléndida toca recomendar la página de Andrés Campos “Excursiones y Senderismo". Sólo son mías las fotos 2 y 3, el resto pertenecen a la colección del amigo Juan que también contó la excursión en su blog.

10.9.08

PLACA DEL KANALLA, CUENCA ALTA DEL MANZANARES (LA PEDRIZA) [4-09-2008]

-"GEMLAIR". V-, 55 m. Abierta por Tino Núñez en 2.002. Debe su nombre a Gemma Latorre, escaladora valenciana.

-"Anónima". V-, 50m. Vía que sigue una chorrera a la derecha de "Gemlair". En las guías aparece equipada con tan sólo dos parabolts en todo su recorrido, pero recientemente ha sido reequipada siguiendo la tónica del sector.El regreso a la placa del Kanalla fué idea mía. No se por qué razón me quedé con ganas de hacer "Gemlair" y aunque Juan, mi compañero de cordada, tiene su mente en otros sitios, cedió al final. Creo que me tocará pagar de alguna forma el favor. La cuestión es que nos pasamos toda la tarde literalmente jugando con estas dos vías. Subiendo, rapelando y subiendo de nuevo. Tanto es así que nos tocó otra vez hacer el regreso con los frontales. Sobre las vías, como dice un buen compañero, son quintos muy cuartos.Y qué menos que usar la guía del aperturista y equipador de la vía: Tino Núñez: PEDRIZA. ESCALADAS FÁCILES. Editorial Desnivel, 2004. Y el mapa, el desiempre, el de la Tienda Verde, LA PEDRIZA DEL MANZANARES, escala 1:15.000. Las fotos son de la colección de Juan.

8.9.08

LA TORTUGA, CUENCA ALTA DEL MANZANARES (LA PEDRIZA) [27-08-2008]

-"Vía ASA". IV+, 100 m. Abierta por R. J. Vega, Oswaldo Ruíz y Francisco J. Sandes en 1976.

Según Tino Núñez es probablemente la vía más repetida de la península. Es la clásica del sector. En esta ocasión, de nuevo, acepté la invitación que en este caso me hizo Juan. Se trataba de subir en dos cordadas. Una la de Marta y Kiba y otra la de Juan cargando conmigo. Fué una tarde para disfrutar que terminó en un rapel a oscuras y un regreso con frontales. Dos guías donde encontrar croquis y referencias: GUÍA DE ESCALADA. LA PEDRIZA. J. Ignacio Luján y David A. Zapata. Colección Escalada Barrabés. Editorial Barrabés, 2.005. Otra, la ya mencionada de Tino Núñez: PEDRIZA. ESCALADAS FÁCILES. Editorial Desnivel, 2004. Mapa, recomendable siempre en La Pedriza. Yo uso el de la Tienda Verde, LA PEDRIZA DEL MANZANARES, escala 1:15.000. Las fotos uno y dos son de la colección de Juan.

7.9.08

LA CHORRERA DE ROVELLANOS (CANENCIA DE LA SIERRA) [22-08-2008]

No hace falta dedicar horas de viaje en coche y horas de caminata para sentirse lejos de todas partes, sólo y en un pequeño paraiso. De hecho, La Chorrera de Rovellanos está muy cerca de Canencia. A un "tiro de piedra" que dura algo menos de hora y media de camino.
Dejamos el coche cerca de la Fuente de Cantarranas y subimos por la calle hasta salir de la población y encontrarnos con el monolito que anuncia una urbanización inexistente. Como diría aquel "Todo recto" tomamos una Vía Pecuaria que asciende lentamente entre pinos y va paralela al Arroyo de Canencia. En poco menos de media hora se llega a la Presa del Batán, que encontramos vacía. En ese punto se mezclan las aguas del Ortigal y del Matallana. Abandonamos la pista por la derecha. Se baja hasta la presa y antes de llegar al muro cruzamos el arroyo atravesando una valla con el zarzo abierto "definitivamente". Es el momento de buscar la senda que a media ladera nos dejará en nuestro destino. Por las fechas, la vegetación está agostada, tapando la senda y sus baches. Los hitos marcan el camino y las zarzas abundan convirtiendo algunos momentos en una penitencia más que en una excursión. Es la margen izquierda del arroyo (la derecha en el sentido de la marcha). Una lástima porque por estas dificultades no es aconsejable llevar a las peques y se que el sitio les encantaría.
Ya, a pié de la chorrera, contemplamos un salto de unos ocho o nueve metros, que forma una cola de caballo que con algo más de caudal tiene que ser impresionante. Al lado una exigua praderita entre árboles. La sombra se agradece y el baño también. Y un aviso: el agua está fría de verdad.
El regreso se puede hacer por el otro margen, pero ya que conociamos el sendero preferimos hacerlo por el mismo sitio, y es que la alternativa tampoco prometía ser mucho más sencilla.
Si se busca una referencia minuciosa con buen verbo y apuntes de interés no creo que haya nada mejor que la página de Andrés Campos: excursionesysenderismo.com. Por otro lado, en el foro de sistemacentral.net se ha mencionado este lugar en varias ocasiones. Sobre el mapa, yo empleo el que tiene editado la Tienda Verde: SIERRA NORTE, escala 1:50.000.

3.9.08

GARGANTA DE LOS MONTES-CANENCIA DE LA SIERRA. EL CAMINO VIEJO [21-08-2008]

Este podría ser el relato de cómo un simple paseo se puede complicar hasta el agotamiento. Pero todo estaba previsto. Incluso el hecho de perder una y otra vez la senda (aunque no el rumbo) con el objetivo de encontrar el único camino que nos dejaría en nuestro destino. El visor del Instituto Geográfico Nacional me habia dado una imagen muy aproximada de lo que nos esperaba.
La idea era simple: salir de Garganta de los Montes y por el "camino viejo" que cruza el collado entre Peña Gorda (1482 m) y Cabeza Herrero (1340 m) llegar a Canencia de la Sierra. En el trayecto atravesaríamos las dehesas de ambos pueblos, la primera poblada por un bosque de robles que se espesa conforme se gana altura.Y así lo hicimos. Pero en Garganta, la dehesa es una intrincada red de cordeles, veredas, coladas y simples sendas que se cruzan y bifurcan. De hecho, Domingo Pliego recomienda el trayecto en el sentido contrario (Canencia-Garganta) muchísimo más evidente como veriamos más tarde. El tiempo que empleamos sólo en llegar al collado fué de dos horas y treinta minutos. Una hora y media más de lo necesario.En la vertiente de Canencia, el arbolado desaparece. Es un descenso cómodo aún evitando un ancho camino que puede estar ocupado por el ganado que a su orilla tiene los abrevaderos. LLegamos al monolito que anuncia la urbanización de "Arroyo Real" que nunca se hizo y en los pinares cercanos descansamos.El regreso por el mismo sitio. Cabezonería de la buena. La senda que en la ida perdimos en ocasiones, se nos mostró evidente y fácil de seguir. El camino de regreso apenas lo hicimos en una hora y cuarenta y cinco minutos, tiempo algo más aproximado a lo que yo tenía previsto.Pero no había prisa. Era una excursión en pareja y sin peligro de despistar el rumbo. Seis horas y doce minutos en total dedicamos a esta actividad, en la que si hubo algo reseñable fue el constante agijonazo de los tábanos a través de la camiseta. Su persistencia me dejó la espalda marcada durante una semana. Y al parecer todo por el color oscuro de la ropa.

El mapa, el de SIERRA NORTE de la Tienda Verde, 1:50.000. Pero antes dadle un repaso en el visor del IGN. Hay una referencia al camino antiguo en la guía de Domingo Pliego EXCURSIONES FACILES POR LA PROVINCIA DE MADRID, editado por Desnivel en 1995.