31.8.08

AGUA, SÓLO AGUA (Una breve historia de nuestra sierra).

[Este texto fué publicado en el número de julio de 2008 de la revista La Torre que edita la asociación cultural y de medio ambiente de Ciempozuelos.]

El mismo agua que nos es indispensable para vivir es la que ha dado forma al paisaje que conocemos. Erosionando con paciencia a través de miles de años los plegamientos y fabulosos cataclismos geológicos, legándonos paisajes de gran belleza y las fuentes en las que saciar nuestra sed.

Los que disfrutamos de nuestras sierras coincidimos en que sus laderas son amables y sus cumbres invitan a ser visitadas aún en sus mayores alturas sin grandes peligros. Es alta montaña, pero con una piel suave como la que tenía mi abuela, con profundos surcos como los que sus cinco cuencas fluviales le han creado.

Buscar información sobre la historia de nuestras montañas más cercanas es caminar entre la niebla de eones de geología terrestre. Estamos hablando de un sistema que se formó en la Horogenia Hercínica, hace unos 350 millones de años. Es, por tanto, uno de los más antiguos de nuestra península. Aunque en aquel momento no existía como tal sino como la microplaca ibérica que formaba parte de un macrocontinente: Pangea.

Es fácil alimentar nuestra imaginación. Vemos enormes masas emergiendo a alturas impensables, con formas que nos son desconocidas y de las que sólo contemplamos actualmente una sombra de juventud. Para nosotros es un tiempo remoto, lejano. Los movimientos de la corteza originan un océano que rompe en espuma antigua sobre nuestro sistema. No es una metáfora que habla de la estepa castellana, es el extremo occidental del mar de Thetys y las cumbres son islas que asoman en un clima tropical.

El agua quiso suavizar tanta arrogancia erosionando y depositando su trabajo en lo que llaman la Cuenca de Madrid, una enorme cubeta sedimentaria, una depresión tectónica que guarda, como un gigantesco album de recuerdos, una gran cantidad de la vida geológica de la Sierra de Guadarrama. Hoy, la gran ciudad, flota en su superficie.

En la Era Terciaria el Plegamiento Alpino dibujó un nuevo mapa: La Cordillera Cantábrica, los Pirineos las cordilleras Béticas. A finales de este periodo las increíbles fuerzas telúricas que originaron estos plegamientos produjeron un basculamento hacia occidente y la tensión rompió el zócalo rejuveneciendo la fisonomía de esta parte de la Cordillera Hercínica que hoy es nuestra sierra. Nuestras montañas tuvieron una madurez esplendida.

Vemos una tierra continental ya dividida. Desde entonces no se han producido grandes cataclismos. Pero será como siempre, el agua, quien intentará esculpir las montañas hasta dejarlas con sus actuales formas: alturas, collados, contrafuertes, crestas, riscos… Es en el Cuaternario cuando este trabajo es intenso y los glaciares serán el cincel con el que se modelarán; y disfrutaremos una vez desaparecidos, de hermosos parajes que hoy son Parques Naturales o zonas de especial preservación.

Sin profundizar en el conocimiento científico pero sin faltar a la verdad podemos soñar con paisajes telúricos inexistentes, increíbles, más aún si cabe, que los que nos ofrece nuestras sierras del Sistema Central. Desde mi particular refugio veo las cinco cuencas que riegan las mesetas: Lozoya, Jarama, Manzanares, Guadalix y Guadarrama. Dicen, que sus valles y sus terrazas se formaron a partir del Plioceno.

Hoy contemplamos lo que es y lo que fue. En los eones está la razón de estos paisajes que miramos con la mente y el corazón, que son la razón de nuestros sueños. Una vía de escalada discurre por paredes ancestrales. Una senda marca un camino en la historia. El agua es la creadora absoluta de tanto paisaje sobrecogedor y todas nuestras pasiones.

[Ver también el blog de la Asociación La Torre y la revista en pdf]

28.8.08

PLACA DEL KANALLA, CUENCA ALTA DEL MANZANARES (LA PEDRIZA) [20-08-2008]

-"Rastas, jipis y demás hierbas" IV+, 28 m. Abierta por Kili del Río y Goli Serrano en 2.002. Equipada por encargo de la Federación Madrileña de Montañismo.

-"Odio los bongos" IV+, 60 m. Abierta por Tino Núñez en 2.002.

No decidí yo hacer estas vías. Fué una magnífica invitación de estos Kanallas. Entre otras cosas me sirvió para celebrar las buenas noticias que por la mañana me dió el traumatólogo. Poco a poco me toca ir probando y fortaleciendo la pierna.

Juan lo organizó todo con rapidez y eficacia. Vino Julio César al que me alegré ver de nuevo. Conocí a Miguel y Marta. Una suerte compartir esa tarde con ellos. Además se sumaron a la pandilla Nuria y su hermana María Isabel que seguro volveremos a ver en esas vías pedriceras.Una excelente guía donde encontrar croquis de estas vías, indicaciones para la aproximación y otras referencias es la de Tino Núñez: PEDRIZA. ESCALADAS FÁCILES. Editorial Desnivel, 2004. Y aunque no es muy necesario, si es conveniente llevar mapa. El que yo uso es el de la Tienda Verde, LA PEDRIZA DEL MANZANARES, escala 1:15.000. Las fotos son de la colección del amigo Juan.

26.8.08

LA TRAVESÍA DE LA MUJER MUERTA [4/08/2007]

Es un aniversario. Vista la fecha de la excursión es evidente que de eso se trata. Hace un año que realicé la última actividad que requería un cierto grado de compromiso. Y qué mejor que dedicar unas líneas a recordarlo. Además es uno de los itinerarios más clásicos y más hermosos de nuestro Guadarrama.

Se trata de llegar a el Puerto de Fuenfría y una vez allí alcanzar altura: Cerro Minguete (2.023 m), La Pinareja (2.192 m). Y ya en la divisoria de aguas, recorrer toda la cordal para descender luego hasta el área recreativa La Panera y llegar a la Estación de El Espinar. Eso significa hacer cumbre en la Peña del Oso (2.192 m), Peña de la Apretura (2.000 m) y Pasapán (2.003 m). Pero además, siguiendo la Guía de LOS DOSMILES DE GUADARRAMA de Domingo Pliego, quisimos sumar a estas alturas la del Cerro Muerte (2.142 m) y las del Cerro de la Mina (1.997 m) y Las Peñas de la Majada (2.003 m) en la Sierra del Quintanar. Sólo este último objetivo se nos resistió.

Compartí ruta con mi compañero y amigo Juan Antonio y Luís, más conocido como GEME. Fue un agradable encuentro. Resultó ese terremoto vital que da la impresión de ser en el Foro de sistemacentral.net. Una gran persona. Iniciamos el recorrido en la Estación de Cercedilla a las 6:50 h. con una agradable temperatura de 18º. Tardamos en completarlo unas once horas y cuarenta y cinco minutos, andando unos treinta y dos kilómetros con un desnivel positivo acumulado de casi dos mil metros. Pero lo peor fue el calor. En el Cerro de la Mina tuvimos 33º, pero en la pista que nos llevaría hasta el área recreativa alcanzamos los 40º. Fue posiblemente el día más caluroso de ese verano en Madrid.
La ruta se comentó en el Foro de Sistema central. Además, Luís la tiene excelentemente reseñada en su Blog. Y hay un vídeo en Mal de Altura. En papel nada mejor que la mencionada guía de Domingo Pliego editada por Desnivel donde se puede encontrar todo tipo de información. El mapa que yo uso habitualmente en la zona es el de la Tienda Verde, SIERRA DE GUADARRAMA, escala 1:50.000.